Introducción

Intervenciones arqueológicas
Han sido numerosas las intervenciones arqueológicas en Madinat Ilbira desarrolladas por el grupo de investigación «Toponimia, Historia y Arqueología del Reino de Granada», que dirige el Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Granada Antonio Malpica Cuello. La primera intervención, llevada a cabo en el Cerro de El Sombrerete en el año 2001, tuvo un carácter de urgencia ante el grave deterioro del yacimiento. Esta intervención permitió documentar una muralla en torno a la cumbre y una vivienda de gran prestancia, hallándose materiales arqueológicos de una gran variedad y riqueza. Ante la importancia de los vestigios aparecidos, en el año 2003 se planteó una prospección arqueológica sistemática. Dicha intervención tuvo como objetivo la delimitación del yacimiento de Madinat Ilbira con vistas a su declaración como Bien de Interés Cultural y su definitiva protección. Ya en el año 2005 comienza su andadura el Proyecto General de Investigación «La ciudad de Madinat Ilbira», con  una duración de seis años. El Proyecto tiene como objetivo principal analizar desde una perspectiva fundamentalmente arqueológica la evolución de un asentamiento que con certeza se configura como urbano en los primeros tiempos andalusíes, comenzando desde el siglo IX, si no antes, hasta su paulatino abandono a partir del siglo XI, con la formación del reino zirí. Dicho de otra manera, intenta estudiar el proceso de formación de una madina de al-Andalus, sin olvidar la posibilidad de conectarlo con un núcleo precedente romano y tardorromano.

La primera intervención dentro del Proyecto tuvo lugar en el año 2005 y se centró en la zona alta del yacimiento, en el Cerro de El Sombrerete y su entorno más inmediato. Los trabajos de excavación documentaron varias viviendas, parte de la muralla y una puerta en la misma, así como una zona artesanal. La intervención de urgencia efectuada el el Pago de los Tejoletes en 2006 confirmó la presencia de esta zona artesanal y comercial. A partir de la segunda campaña de excavación sistemática, los trabajos se centraron en la parte llana del yacimiento. En el año 2007 se excavó en en la zona conocida como Pago de la Mezquita, hallándose viviendas de grandes dimensiones, y posiblemente, restos de la mezquita aljama. La última campaña dentro del Proyecto, en el año 2009, desarrollada en en entorno del Cortijo de las Monjas y a los pies del Cerro del Almirez, ha permitido documentar viviendas, estructuras hidráulicas, espacios públicos y un pequeño cementerio muy posiblemente de carácter familiar.

Estas intervenciones han permitido obtener una imagen algo fragmentada de la ciudad, conociéndose mejor la zona de la Alcazaba y la muralla que la encerraba, la zona artesanal, el llano en el que se sitúan numerosos pozos, parte del trazado urbano y el lugar en donde se emplazó la mezquita. Junto a ello, los numerosos materiales arqueológicos, como cerámica, restos óseos, fauna, elementos constructivos, vidrio, restos metálicos y monedas... algunos de excepcional importancia, evidencian la importancia que debió tener el yacimiento.

Comenta desde Facebook